Chanchullos: Quelca calla y fiscal analiza emitir la imputación

nathaly-zambrana

octubre 13, 2021

El ministro de Educación tampoco entregó su equipo celular a la Fiscalía.

La Fiscalía analiza la emisión de una resolución de imputación contra el ministro de Educación, Adrián Quelca, quien se presentó ayer en esas oficinas, de forma “espontánea”, por la denuncia en el caso chanchullos. La autoridad decidió callar y acogerse a su derecho al silencio para no responder las preguntas sobre el presunto tráfico de exámenes en el proceso de institucionalización.

Según la demanda presentada por la viceministra de Educación Superior, Aurea Balderrama, el tráfico de influencias para favorecer o perjudicar a los postulantes a cargos directivos se dio por mensajes de WathasApp. Además de Quelca, el principal involucrado es el exdirector general de educación técnica Agustín Tarifa, quien, por medio de esa red social, enviaba las plantillas de preguntas, respuestas y requisitos -con preferencia- a los miembros del Partido Comunista de Bolivia (PCB), del cual son militantes él y el ministro.

“Respecto de la emisión de una resolución (de imputación) eso está en evaluación y se emitirá de acuerdo a los datos del proceso”, afirmó de forma escueta la fiscal Lupe Zabala, que tiene a su cargo la investigación. La funcionaria tampoco quiso dar una fecha sobre cuánto tiempo le tomará realizar esa valoración.

Según la fiscal, Quelca no entregó su teléfono celular, desde donde se presume dio instrucciones para favorecer y perjudicar a determinados profesionales que se presentaron a las convocatorias.

“Irving Yampolski Coaquira Campuzano (postulante a la) Escuela Industrial P. D. M.  (designarlo al) cargo de director académico”, decía un mensaje del ministro, según un informe de Inteligencia. El postulante es hijo de Samuel Coaquira, director jurídico del Ministerio de Educación.

La fiscal Zabala dijo que también está pendiente la posible ampliación de la investigación contra Luis Nina, el director de transparencia del Ministerio de Educación.  

En una actitud similar a la del ministro, la mayoría de testigos involucrados en este caso, de un total de 46 que se tienen en la etapa preliminar, dijeron que habían perdido su celular o por supuestos daños en sus equipos, se había borrado el historial de las conversaciones de WhatsApp, en las que se evidenciaba dicho tráfico de influencias.

El reporte de Inteligencia señala que Tarifa dejó abierta su cuenta de la red social en una tablet del Ministerio de Educación, desde allí, se sacaron más de mil impresiones de las conversaciones, audios y videos que luego fueron presentados ante la Fiscalía.

Quelca decidió no responder a las preguntas del Ministerio Público, pese a que hace un mes aseguró que además de entregar su celular, se sometería a cualquier investigación. “Esto corrobora todas las denuncias que ha hecho la viceministra Aurea Balderrama, porque el señor Quelca no ha desmentido en ninguna de las acusaciones”, afirmó Abel Loma, abogado de la viceministra de Educación Superior.