La CIDH niega medidas cautelares a Jeanine Áñez y notifican al Estado el cierre del caso

nathaly-zambrana

octubre 9, 2021

Áñez y su hija habían solicitado medidas cautelares de protección, denunciando que son objeto de persecución política y vulneración de los derechos. Después de recibir un informe del Gobierno al respecto, la CIDH cerró el caso sin emitir las medidas solicitadas por la expresidenta.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) negó las medidas cautelares solicitadas por la expresidenta de facto, Jeanine Áñez, y su hija Carolina Ribera. Debido a la situación, decidió cerrar el caso. La determinación fue comunicada al Gobierno nacional mediante carta del 7 de octubre firmada por Tania Reneaum Panszi, secretaria ejecutiva de la CIDH, y enviada al ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta. “La Comisión ha tenido los elementos objetivos para tomar una decisión y, fruto de la evaluación que ha realizado, ha denegado la procedencia de poder otorgar medidas cautelares a estas dos personas: Jeanine Áñez y Carolina Ribera”, confirmó el ministro Mayta en conferencia de prensa. Áñez se encuentra con detención preventiva desde marzo de 2021 en La Paz por la presunta comisión de los delitos de sedición, conspiración y terrorismo en 2019. En agosto, la defensa de Áñez acudió a la CIDH para solicitar medidas cautelares en busca de una detención domiciliaria. Argumentó que la salud de la privada de libertad corría riesgo en el Centro de Orientación Femenina de Miraflores. “Tengo el honor de dirigirme a Su Excelencia en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en referencia a la solicitud de medidas cautelares arriba citada (sic)”, se lee en la misiva de la institución internacional. “Al respecto cumplo con informarle que, teniendo en cuenta la información remitida a la CIDH por ambas partes, el expediente correspondiente a la presente solicitud de medidas cautelares fue oportunamente cerrado (sic)”, añade. La CIDH, órgano consultivo de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió a Bolivia el 31 de agosto informar sobre la salud de Áñez y del acceso a atención médica, porque supuestamente se ponía en riesgo su derecho a la vida. En respuesta, la Procuraduría General del Estado (PGE) envió un informe de 55 hojas, en las que se establece que los derechos y garantías de Áñez no fueron vulnerados y que cuenta con todas las garantías. Además, se aseveró que un equipo de médicos evidenció que no se habían establecido los parámetros de gravedad en la salud de la exmandataria de facto y que recibe más beneficios que el reto de privadas de libertad. “Al respecto, considerando lo anterior y la información aportada por ambas partes, la Comisión considera importante que el Estado continúe garantizando las condiciones dignas de detención, en cumplimiento con los estándares interamericanos mínimos en la materia. Lo anterior, proveyendo de atención y/o tratamiento médico físico y mental adecuado, especializado y continuo, ya sea dentro o fuera del centro penitenciario, buscando, en la medida de lo posible, el consenso con los médicos de confianza de la propuesta beneficiaria y su consentimiento informado. Asimismo, la Comisión considera fundamental la permanencia de aquellas medidas adoptadas para garantizar los derechos de la señora Añez, como las visitas y el acompañamiento permanente de sus familiares (sic)”, se lee en otra parte de la carta enviada por la CIDH a Bolivia.