Para ser servidor público hay que ser militante del MAS y aportar al partido

nathaly-zambrana

octubre 7, 2021

El Tribunal Supremo Electoral hizo “el registro” del nuevo estatuto del partido gobernante. Las fuerzas políticas tienen hasta el 31 de diciembre para actualizar sus documentos y reglamentos y poner al día sus estados financieros

El estatuto del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), que se aplica a partir de este mes, cierra filas en torno al liderazgo de Evo Morales y establece un régimen de aportes “voluntarios” para los servidores públicos que dependan de una administración controlada por el partido. Además, y en las actuales circunstancias, la militancia oficialista es un requisito para postular a un cargo en el Estado, según se lee en el artículo 67 del documento.

“No existe la figura de autoridades neutrales, ni independientes en los cargos de designación a nivel nacional, departamental, regional y municipal; todos y todas deben ser militantes del MAS-IPSP”, señala ese apartado legal.

En el párrafo siguiente, se establece que las “autoridades designadas” son los ministros, viceministros, directores de entidades descentralizadas y desconcentradas, jefaturas de unidad y servidores públicos del Gobierno, de las gobernaciones, de los gobiernos regionales y municipales en los que gobierne el MAS”, de acuerdo con las categorías del Estatuto del Funcionario Público o la Ley 2027.

Esta norma establece que además del personal “designado”, en el Estado existen funcionarios “de carrera, de libre nombramiento”, así como servidores “interinos”.

El expresidente Evo Morales y jefe del MAS informó ayer que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) “aprobó” el estatuto del partido, pero con “algunas recomendaciones” con miras a la redacción del reglamento del nuevo instrumento jurídico. Anunció que, tras la notificación que se produjo el 28 de septiembre, comenzará a difundir el nuevo texto entre todos los militantes del país.

Morales afirmó que este proceso consistirá en “repasar la historia del país” para contrastarla con el papel que jugaron los movimientos sociales e indígenas que llegaron al poder en 2006. Anticipó que reflexionará con sus bases los principios del estatuto que define al MAS como un partido antiimperialista y anticapitalista, sobre la base de medidas como la “nacionalización de los recursos naturales” y la definición del acceso al agua potable y otros servicios como un “derecho humano”.

Al respecto, el principio 15 del estatuto aprobado, señala que “la militancia del MAS-IPSP ratifica el respeto al liderazgo nato del hermano Evo Morales por los grandes avances y saltos cualitativos que realizó a nivel nacional”.

Respecto al régimen financiero del partido, el exmandatario reveló que los militantes deben hacer aportes “voluntarios”, según sus ingresos. Dijo que una persona sin cargo alguno en el Estado aportará Bs 1 por mes, mientras que los funcionarios darán el 1% de su salario, en caso de percibir hasta Bs 10.000; el 2% si perciben hasta Bs 20.000 y el 3% en caso de recibir por encima de ese monto como remuneración.

El TSE registró 991.092 militantes para las polémicas elecciones primarias de enero de 2019. Entonces 266.470 militantes estaban en La Paz, 235.366 en Cochabamba y 176.124 en Santa Cruz, mientras que Chuquisaca registró 71.734; Potosí, 67.823; Oruro, 58.599; Tarija, 57.325; Beni, 39.325, y Pando, 18.326.

En el MAS esperan superar el millón de seguidores cuando se actualice la cifra de militantes el 7 de marzo de 2022, la fecha límite fijada por el Órgano Electoral para esa actualización y que vale para el resto de las organizaciones políticas que están habilitadas.

Registro

En contacto con EL DEBER, el vocal del TSE, Francisco Vargas, explicó que, si bien el MAS fue el primero en presentar los estatutos antes del plazo, existen otras organizaciones, regionales y de alcance nacional, que están trabajando para cumplir con la ley.

Respecto al MAS, Vargas precisó que el Órgano Electoral procedió al “registro del estatuto” y luego emitió varias recomendaciones para la reglamentación, siempre en función de los parámetros de adecuación de la Ley de Organizaciones Políticas “que está plenamente vigente en el país”.

“Uno de los aspectos importantes de esta ley es que en la dirigencia debe haber el 50% de mujeres, así como un régimen de despatriarcalización, además de adecuar las instancias internas para llevar adelante un régimen disciplinario”, explicó Vargas.

Respecto a este escenario, Evo Morales destacó la necesidad de mejorar los mecanismos de disciplina interna y se refirió a las sanciones vinculadas con el transfuguismo y adelantó que si una autoridad “no va con la línea del MAS o respalda a una fuerza contraria perderá su curul, ese escaño no es personal es del instrumento político”, dijo Morales.

El estatuto también señala que es una “falta grave y leve” no cumplir con los aportes, aunque Morales insistió que es voluntario.

Vargas recordó que el TSE, a través de una unidad de fiscalización se encargará de revisar los estados financieros del MAS y del resto de las organizaciones políticas. “Esta instancia verifica los gastos, el origen de esos fondos y remite constantemente los informes de fiscalización al TSE y las organizaciones están obligadas a presentar sus estados financieros una vez al año y, si participaron en comicios, deben informar sobre las contrataciones de propaganda electoral”, añadió.

El MAS aprobó el 4 de agosto un congreso orgánico sobre la base de una propuesta que difundió Evo Morales y su entorno. De hecho, el senador Leonardo Loza (MAS) señaló que el aspecto disciplinario “es el tema más importante” del estatuto para evitar “traiciones” y “transfuguismo”.

El debate interno del MAS también se dio en el contexto de tensiones entre militantes que demandaron la renovación de la directiva del partido gobernante.

Eva Copa, la actual alcaldesa de El Alto, fue una de las militantes del MAS que reclamó por la renovación del partido. La expresidenta del Senado ganó la Alcaldía de El Alto, pero por otra sigla.

El diputado oficialista Rolando Cuellar (MAS), uno de los legisladores que reclamó la renovación interna de su partido, señaló que la bancada azul del partido hizo varios aportes para la renovación de ese documento.

“Ya en el transcurso de que vaya a presentarse ante el Tribunal Supremo Electoral no sabemos si se ha mantenido la propuesta de Santa Cruz o si ha cambiado. Si el TSE ya ha aprobado el estatuto, lo único que queda es socializar, que nos manden el nuevo estatuto modificado, porque me imagino que los nueve departamentos aún no tienen conocimiento del nuevo estatuto”, añadió Rolando Cuellar a EL DEBER Radio.

Para el diputado Beto Astorga, de la alianza opositora Comunidad Ciudadana (CC), el documento del MAS pone a Evo Morales por encima del partido. “Al MAS no le interesa la meritocracia y la gente preparada y es el jefe del partido que decide sobre los valores democráticos”, afirmó.

Para el sociólogo Franco Gamboa la aplicación del reglamento “puede generar mayores conflictos en la administración eficiente del Estado, lo que puede jugar en contra los resultados de la gestión del presidente Luis Arce”.