Paros y Marchas en el día de la vuelta a la democracia en Bolivia

nathaly-zambrana

octubre 2, 2021

A ocho días de celebrarse el retorno a la democracia, los discursos políticos suben de tono entre oposición y oficialismo todos ellos con tildes de odio de ambos lados, prestos a lanzar las más articulados alocuciones que incentiven a sus adeptos a crear resentimientos que provoquen la ira y el rencor por el del frente y, de esa manera crear el ambiente conflictivo que garantice los enfrentamientos entre ciudadanos.

Los comités cívicos departamentales reunidos en la ciudad de Potosí acuerdan participar de una gran marcha el 10 de octubre, fecha en que se celebra el retorno a la democracia en Bolivia y posteriormente convocan a un paro movilizado el 11 en todo el país como protesta por los actos judiciales que se están llevando por el caso golpe de estado.

Por su lado el MAS, hecho el anuncio de los comités cívicos, reúne a sus bases para coordinar una contra marcha el 12 de octubre a realizarse en la ciudad de Cochabamba con el rótulo de defensa de la democracia, la revolución democrática cultural y de lucho Arce y en desagravio a la wipala.

Los comités cívicos, ven los actos judiciales como persecución a los líderes cívicos ciudadanos policías y militares que de alguna manera participaron en los 21 días de paro en 2019 que terminó con la renuncia del Expresidente Evo Morales Ayma y su exilio a México y posteriormente a Argentina.

El 24 de septiembre fecha en que celebraba las efemérides departamentales de Santa Cruz de la Sierra se suscitaron algunos hechos durante los actos de conmemoración que reavivaron los conflictos  entre gobierno y cívicos y algunas autoridades departamentales,  la iza de la bandera de la wipala por el presidente en ejercicio,  David Choquehuanca cuando no estaba dentro de los protocolos, el finalizar los actos discursivos intempestivamente  y la iza de la bandera del patujú como respuesta por el gobernador Luis Fernando Camacho, son algunos de las acciones que vuelven al tapiz  los conflictos entre oficialismo y oposición.

Los dirigentes y sectores sociales afines al movimiento al socialismo, al sentirse agraviados se embarcan en movilizaciones constantes en defensa de la wipala y el gobierno de Luis Arce, como muestra de fuerza salen en marchas y mítines constantes haciendo ver su poder de convocatoria tanto en el departamento de Santa Cruz como a nivel nacional.

Otro motivo para las movilizaciones de los cívicos y algunos sectores de la sociedad son la aplicación de algunas leyes, el rechazo contundente a la puesta en vigencia de la ley de emergencia sanitaria, ley de legitimación de ganancias que otorga el poder de las investigaciones financieras al ministerio de economía, la ley de registro de comercio que retira a Fundemepresa de esta actividad y otorga al Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural la funcionalidad del nuevo ente de registro de empresas, ley de ascensos de la policía y las fuerzas armadas, ley de derechos reales, todas estas leyes  son observadas por la oposición ante una vulneración constitucional de derechos fundamentales de los ciudadanos. Se cree que estas normas afectaran a gremialistas, comerciantes, emprendedores independientes, periodistas, transportistas, empresas unipersonales, en global a toda la sociedad boliviana.

En el criterio de los comités cívicos las normas aprobadas solo buscan continuar con las persecuciones a políticos de oposición, y gradualmente arrebatar el derecho a la propiedad privada, la privacidad de los ciudadanos, la libertad de expresión, derechos que están amparados por la constitución política del estado y que estas normas vulneran de alguna manera entre otras tantos derechos individuales y colectivos.

Por su parte el gobierno ve las movilizaciones de los cívicos como actos de desestabilización de la presidencia de Luis Arce.

A 39 años de recordar el retorno de la democracia en Bolivia, el horizonte político vislumbra nubes de conflicto entre oposición y oficialismo, se alistan sendos discursos que entre líneas llevan estribillos de confrontación enervantes entre golpe de estado y fraude electoral, de esa manera las ciudades principales verán sus calles con marchas de ambos bandos mostrando su fuerza de convocatoria.

Redacción