Pastor abusaba sexualmente de niñas inocentes

nathaly-zambrana

octubre 8, 2021

El hombre fue encontrado culpable de los cargos en su contra. El pastor evangélico Bernabé Aramayo, que decía ser un enviado de Dios, pero que en los discipulados aprovechaba para abusar sexualmente de niñas inocentes, operaba desde 2012. Incluso hizo desaparecer expedientes con pruebas, pero para que todo quede en la impunidad se fue a la Argentina, luego regresó y las víctimas, pese a su pobreza económica, encontraron a la abogada Ingrid Núñez Justiniano, que asumió el reto de defenderlas gratis.

Los actos degradantes que estaban por quedar en la impunidad, empezaron desde la gestión 2012. Las diligencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y de la Fiscalía, concluyen que el pastor era el líder de la iglesia La Roca de la zona del barrio La Colorada.

Ingrid Núñez, abogada de las víctimas, indicó que el pastor de la iglesia persuadía a nombre de Dios. Recibía a niñas en una habitación, según el para hacer los discipulados, les aconsejaba con la biblia en mano, las ungía con aceite y ahí aprovechaba para cometer el ultraje sexual.

La abogada reveló que durante la gestión 2012 las niñas habían denunciado, pero como eran de bajos recursos, el caso no avanzó, al extremo que el pastor hizo desaparecer expedientes con pruebas como las pericias forenses, psicológicas y otras. “Se fue a la Argentina, para que todo quede en nada, pero regresó el 2017 y las víctimas con toda su pobreza pidieron ayuda para seguir. Fue ahí cuando asumí el reto de defenderlas”, dijo la abogada.

Al final el tribunal séptimo lo sentenció a 17 años de cárcel, después que el pastor aceptara su culpa.

En audiencias frente a fiscales y jueces del tribunal, la abogada defensora reveló que el sujeto abusó de niñas desde la edad de 9 años hasta los 14. “En sus discipulados, a solas, incluso él aparecía desnudo”, dijo.

En el templo las vestía de blanco, les hacía danzar, les colocaba un anillo de compromiso, pero era para que se sujeten a lo que él diga. “Las víctimas me buscaban todo el tiempo, no tenían ni para su pasaje, pero se logró por lo menos esta condena”, reveló Núñez.

La Fiscalía tiene en sus registros el apersonamiento y lucha de cinco niñas víctimas, aunque se conoce que son más de 20, las otras no aparecieron por falta de recursos, vergüenza y temor.