Piden justicia y el juicio contra Áñez se posterga

nathaly-zambrana

octubre 13, 2021

Luis Arce atacó a los opositores. La Asamblea de Derechos Humanos pide a la Fiscalía juicio justo a 45 presos políticos

Militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) enarbolaron ayer miles de wiphalas con el reclamo de “justicia” por las 37 personas que fallecieron durante la crisis política de 2019 y por los procesos judiciales planteados contra varios líderes de la oposición, entre ellos Luis Fernando Camacho, actual gobernador de Santa Cruz.

En el marco de estos procesos legales, la expresidenta Jeanine Áñez está detenida desde marzo, pero bajo cargos de sedición, terrorismo y conspiración, delitos que pudo cometer por la manera en la que ascendió al poder desde el Senado y tras la renuncia de Evo Morales. Ayer, el MAS anunció que los cuatro juicios de responsabilidades planteados contra Áñez, uno de ellos relacionado con las masacres de Sacaba y Senkata, se tratarán en la próxima legislatura.

“Nuestra gestión se está terminando. Tenemos un solo año para presidir las comisiones, por lo tanto, en noviembre se cambiará a nuevas autoridades. Creo que, con exactitud, la próxima gestión tratará el tema del juicio de responsabilidades (contra Jeanine Añez)”, explicó el presidente de la comisión de Justicia Plural, de la Cámara de Diputados, Andrés Flores.

En esta misma jornada, la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, envió una carta al fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, en la que solicita un juicio justo a los 45 presos políticos del actual gobierno y que figuran en una lista enviada al máximo representante del Ministerio Público, entre ellos militares, policías y exfuncionarios del gobierno transitorio.

La lista es encabezada por la expresidenta Jeanine Áñez y concluye con el nombre de Allan Edwin Menacho, exjefe de la Unidad de Análisis del Ministerio de Defensa, que también se encuentra detenido.

Pero, el presidente Luis Arce, que participó del “wiphalazo” en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz, se refirió a esa temática y aseguró que su gobierno atenderá el reclamo de las familias que perdieron a sus seres queridos. “No podemos pacificar a un país, mientras tengamos el dolor de 38 familias que han perdido a sus seres queridos por un golpe de Estado, por una aventura golpista que solo ha traído luto, dolor, desempleo, crisis económica. Por eso, el pueblo reclama justicia y es justicia lo que se le debe dar”, dijo Arce en el mitin de Cochabamba.

En La Paz y Santa Cruz, el mandatario esgrimió criterios similares y cuestionó a los opositores por las protestas de esta semana y consideró que son parte de un proceso de desestabilización contra su gestión de Gobierno.

“Lo único que buscan es escudarse en cualquier cosa para ocultar su incapacidad, para ocultar su miedo a la justicia del pueblo boliviano. Ellos saben lo que han hecho”, sostuvo el presidente.

El “wiphalazo” movilizó a sindicatos agrarios y obreros, pero también a funcionarios públicos, especialmente en La Paz. Oficinas públicas, suspendieron la atención al público con una excusa generalizada, “no hay sistema”.

Eso sucedió en las oficinas del Servicio Nacional del Sistema de Reparto, donde las personas que realizan los trámites de jubilación tuvieron que retornar a casa.