Será extraditada al país: Detienen a la boliviana que autorizó el vuelo de Lamia

nathaly-zambrana

septiembre 25, 2021

Celia Castedo Monasterio permanecerá detenida en la ciudad de Corumbá, en Mato Grosso mientras se realizan los trámites legales para su entrega a las autoridades bolivianas.

La Policía Federal de Brasil detuvo el jueves a la ciudadana boliviana Celia Castedo Monasterio, investigada por la catástrofe aérea ocurrida el 28 de noviembre de 2016, en la que murieron 71 personas, entre futbolistas, preparadores y directivos del Chapecoense. La Policía de Corumbá, ciudad fronteriza con Bolivia situada en el estado de Mato Grosso do Sul, anunció que la mujer fue responsable del análisis y aprobación del plan de vuelo del avión donde se movilizó el Chapecoense y era buscada por la justicia de su país. Considerada prófuga por la justicia boliviana desde 2016, año en que ocurrió el accidente, Celia vivía en Corumbá y será extraditada por orden de Gilmar Mendes, ministro de la Corte Suprema (STF). Está acusada de atentar contra la seguridad del espacio aéreo y vivía en condición de refugiada en Mato Grosso do Sul, alegando persecución en su país de origen. Castedo Monasterio fue funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (Aasana) y tras la tragedia ocurrida en Colombia dijo haber recibido “presiones y hostigamiento” por parte de sus superiores. “La mujer boliviana era especialista en seguridad de vuelo y, en su momento, habría dejado, fraudulentamente, de observar los requisitos mínimos de procedimiento para la aprobación del plan de vuelo de la aeronave, ya que, en el programa presentado, la autonomía de vuelo no era adecuada para el viaje”, explicó la Policía Federal. En la tragedia murieron 71 de las 77 personas que se encontraban en la aeronave de la aerolínea boliviana Lamia. Sobrevivieron tres futbolistas, dos tripulantes y un periodista. La mujer permanecerá detenida en la ciudad de Corumbá, en Mato Grosso mientras se realizan los trámites legales para su entrega a las autoridades bolivianas. El vuelo que transportaba a la delegación Chapecoense, así como a funcionarios y periodistas que iban a cubrir el evento, se estrelló cerca del aeropuerto de Medellín, en Rionegro, el 29 de noviembre de 2016. Murieron 71 personas y solo seis sobrevivieron. El equipo de Santa Catarina competiría en la final de la Copa Sudamericana, con Atlético Nacional, su mejor campaña futbolística de la historia. Operado por LaMia, el vuelo partió de Santa Cruz de la Sierra con niveles de combustible por debajo de los recomendados para cualquier viaje aéreo, lo que debería anticipar imprevistos que generen un mayor consumo. Las investigaciones sobre los motivos y culpables de la caída tardaron meses, pero desde el principio hubo una fuerte sospecha de escasez de combustible. La defensa de Celia Monasterio se compromete a tomar medidas para que su cliente permanezca protegido y mantenga su residencia en Brasil. Aún espera, en Corumbá, los trámites de la Policía Federal para ser transportada de regreso a Bolivia.