Una madre mató al pedófilo que abusó de su hijo de 12 años

nathaly-zambrana

octubre 10, 2021

Una mujer del Reino Unido fue condenada por matar a puñaladas a su vecino tras enterarse de que abusaba de su hijo de 12 años. Sarah Sands, de 38 años y madre de cinco hijos, mató a Michael Pleasted, de 77 años, en su departamento en Londres, semanas después de descubrir que había abusado de niños pequeños.

Sarah Sands mató de ocho puñaladas a Michael Pleasted, de 77 años en 2014, en un ataque frenético después de descubrir que el anciano era un delincuente sexual con tres víctimas jóvenes en el vecindario, incluido su propio hijo.

Para Sarah, Michael era un abuelo agradable y buen vecino, aseguró durante una entrevista en exclusiva con el diario británico The Sun. Cuando le ofreció a su hijo Bradley, un trabajo en el centro comunitario donde trabajaba, ella pensó que sería una buena oportunidad. “Mick era un modelo a seguir».Para Sarah, Michael era un abuelo agradable y buen vecino, aseguró durante una entrevista en exclusiva con el diario británico The Sun. Cuando le ofreció a su hijo Bradley, un trabajo en el centro comunitario donde trabajaba, ella pensó que sería una buena oportunidad. “Mick era un modelo a seguir».

En 2015, fue declarada culpable de homicidio por pérdida de control y condenada a tres años y medio de cárcel, pero la pena de prisión fue ampliada a siete años y medio por decisión del tribunal de apelación. En las últimas horas, la mujer quedó en libertad. “Hice lo que cualquier madre haría porque él le hizo esto a mi hijo Bradley”, dijo Sands al diario británico «The Sun” luego de pasar casi cuatro años en la cárcel.

Entre 2014 y 2015, se supo que Michael Pleasted, la víctima, tenía un prontuario de 24 delitos contra menores cometidos entre 1970 y 1990.

El alegre anciano era muy conocido en su barrio y Sands siempre lo había encontrado agradable. Cuando le ofreció a su hijo Bradley, un trabajo en el centro comunitario donde trabajaba, ella pensó que sería una buena oportunidad. «Mick fue un modelo a seguir», le dijo a The Sun. “No tenía ninguna razón para no confiar en él. Pensé que Bradley estaba a salvo»

El agresor había sido registrado bajo otro nombre –Pleasted se había cambiado el nombre–, lo cual explica el desconocimiento de su pasado como abusador. “Nunca soñé que sería capaz. No me enorgullece, pero al menos sé que no puede hacer daño a nadie más. No soy una mala persona pero sé que hice algo malo. Nunca lo he negado y me han castigado”, declaró la mamá, quien agregó que nunca volvería a hacerlo. A continuación, Sarah describió con detalle la noche del incidente y aseguró que su intención no era matarlo, sino convencerlo de que se declarara culpable para que su hijo no tenga que declarar. “Tomé un cuchillo y fui a su casa. No me escuchó. Era frío. Un hombre diferente al que había sido mi amable vecino”, dijo Sands. “Le pinché en la frente con el cuchillo y me agarró. Perdí el control. No podía dejar que nadie más saliera herido; alguien tenía que proteger a la gente”, aseguró.

Un tiempo después, su hijo confesó que fue abusado por el hombre y aseguró que había estado “demasiado avergonzado para decir algo al principio”.